Usar Texto Correctamente

uso-correcto-textos-diseño

Hoy en día el vídeo digital está ganando mucho peso en internet por su utilidad e impacto sobre las personas que lo reciben. No obstante, no sería inteligente pensar que el formato de texto ha muerto. De hecho, está más vivo que nunca en temas de SEO y Posicionamiento web en motores de búsqueda. Por ello, hemos decidido preparar una entrada a nuestro blog para hablar de lo errores que debéis evitar y las buenas prácticas que debéis seguir para darle un correcto formato a los textos de tus páginas web o proyectos de diseño gráfico.

1. Entender la personalidad de la fuente

Al igual que las personas, las fuentes también están dotadas de personalidad. Unas son más evidentes que otras. Entonces, ¿en qué nos basaremos para escoger las fuentes? Has de tener claro el propósito del diseño y el público al que está dirigido. Elige un tipo de letra que coincida con las expectativas de la audiencia y el propósito del diseño. Escoger una tipografía que no evoque lo que buscamos puede arruinar todo el trabajo realizado.

2. Evita las fuentes predeterminadas

Utilizar las fuentes predeterminadas de word o de Adobe Indesign es como utilizar un móvil y no instalar ninguna App. Funcionará perfectamente pero sabremos que estamos dejando de lado un mundo de posibilidades y le estarás diciendo al mundo que no sabes cómo ampliar las opciones. Escoger una tipografía como la Times New Roman o la Comic Sans no es precisamente un error, el problema es que han sido tan utilizadas en el tiempo que están más que vistas. Volvemos al punto 1, escoge una dotada de personalidad. En la página Da Font encontrarás un sin fin de tipografías que podéis instalar en vuestro ordenador.

3. Utiliza 2 Fuentes

La mayoría de los diseños se ven mejor si utilizas al menos 2 tipos de letras. Pero ojo, más de 2 tipografías sobre un mismo diseño puede ser percibido como un error a menos que estemos realizando un collage. No importa qué tipo de proyecto estemos desarrollando, intenta utilizar 2 tipografías. Una para los títulos y otro para el cuerpo de los párrafos.

4. Utiliza fuentes que contrasten

Si está muy bien que utilicemos fuentes diferentes en nuestros textos, estaría muy mal que se parezcan mucho entre sí. La idea es que contrasten estas tipografías para que el texto resalte. Elige dos fuentes que provengan de diferentes familias.

5. Presta atención al tamaño de las tipografías

Que el tamaño por defecto que traen la mayoría de programas (12px) no te frene. Es sabido que nuestro ojo puede ver perfectamente tipografías más pequeñas de 10 u 8 px. Además tendremos que entender que las cabeceras o títulos deberán tener  un tamaño mayor al del cuerpo del texto.

6. Cuidado con los colores inversos

Para hacerlo fácil de entender tendremos que tener en cuenta lo siguiente: Colores claros de texto sobre un fondo oscuro y viceversa. Esto es útil para los encabezados y títulos pero no para mucho más. Si utilizas este recurso recuerda utilizar colores claramente constrastados.

7. Ajusta el interlineado

La inmensa mayoría de las fuentes están diseñadas con interlineados ligeramente superiores al tamaño de la letra. Si tenemos una tipografía de 10 puntos lo más seguro es que tengamos un interlineado de 12 puntos. Cuando tenemos cajas de textos grandes se recomienda aumentar el espacio de interlineado para ofrecer una mejor visibilidad y legibilidad del texto.

8. No dejes huérfanas

Llamamos huérfanas a las palabras que quedan solas al final de un párrafo. Para evitar estos errores lo más recomendable es justificar nuestros párrafos.

Conclusiones

Teniendo en cuenta estos puntos podréis escribir textos atractivos y con una lectura rápida, fácil y estructurada. Todo lo que buscamos para que nuestro mensaje llegue de manera correcta y lógica. Tened en cuenta estos factores al momento de maquetar vuestro próximo proyecto.

CEI ALUMNOS