Requisitos para estudiar diseño de interiores | CEI

Requisitos para estudiar diseño de interiores

estudiar diseño de interiores

¿Te planteas estudiar diseño de interiores y quieres saber exactamente de qué se trata? Te lo explicamos ahora mismo.

El diseño de interiores consiste en el estudio y planificaciones de los interiores y exteriores de una vivienda para que cumpla con todos los gustos estéticos de cada cliente. Está estrechamente relacionado con el mundo de la imagen y la arquitectura.

Un diseñador de interiores se encarga de revisar toda edificación para poder mejorar su apariencia. Si tienes una sensibilidad especial con los lugares bonitos, este trabajo puede ir contigo. 

Este trabajo tiene la característica de ir de la mano con la creatividad en estado puro, y se encarga de comprar todo el material para que la persona que lo contrata, quede totalmente satisfecha con el resultado. 

 

Requisitos para estudiar diseño de interiores

Se necesita tener una serie de cualidades para poder ser diseñador de interiores, y es que no cualquiera puede estudiar esta carrera. 

Las cualidades que debes cultivar si quieres dedicarte a esta profesión son: 

  • Tener un sentido de la estética innato: ya que estamos hablando de la forma y color que van a tener las edificaciones por dentro. El profesional que se dedique a ello tiene que tener un agradable sentido de la estética para crear y mezclar tanto formas y colores. 
  • Saber combinar los colores: saber qué colores pueden combinar para determinado estilo de una habitación, por ejemplo, y como estos colores pueden mejorarlo. Esto está estrechamente relacionado, por lo que debe conocer qué tonalidades de colores escoger en cada proyecto. 

aprender diseño de interiores

  • Tener muchísimo conocimiento sobre arquitectura: la carrera de arquitectura y diseñar interiores van de la mano, porque darle un mejor toque a todo lo que se ha construido para una casa, piso u oficina.
  • Tener pasión por el diseño y la decoración: esto es fundamental, ya que todo el trabajo se trata de crear y mejorar la estética de un lugar. Pero no solamente se trata de ello, la pasión es un deseo ferviente por aquello que se crea.
  • La creatividad es una gran aliada: esta virtud se utiliza en trabajos relacionados con el arte, y esta no es la excepción. Para conseguir una amplia reputación como diseñador, hay que tener una creatividad sobresaliente.
  • Poseer un sentido de autocrítica: en este trabajo se tiene que tener una capacidad de análisis para saber cómo se está haciendo el trabajo y dilucidar cómo se puede mejorar. 
  • Tener habilidades sociales: estas virtudes son necesarias para los diseñadores, ya que tienen que tratar con clientes, por lo que tienen que saber como conectar con aquellas personas que los contrata.
  • Conocer los diferentes materiales: saber qué herramientas se van a utilizar para cada proyecto. Cada cliente quiere tener su vivienda de forma diferente, por lo que es fundamental como diseñador saber aquello que se está ofreciendo.
  • Tener una destreza natural con el dibujo: para poder crear nuevos diseños y saber cómo decorar cada lugar, hay que saber cómo se va a llevar a cabo antes sobre un papel. 
  • Poseer un sentido de innovación: cada diseñador tiene su propio estilo a la hora de trabajar. Por ello, saber reinventarse y poder crear una marca propia va de la mano con la innovación.
  • Tener atención al detalle: las habilidades para fijarse en lo que para otros pasa desapercibido marca la diferencia en este trabajo. Poder observar diferentes texturas en un mismo plano, marca una diferencia.
  • Contar con sentido del espacio: las proporciones, las formas y los colores deben ir en un mismo lugar. Esto quiere decir que se debe tener una aguda visión para saber cómo quedará mejor cada cosa y en qué orden. 
  • Estar al tanto de la tendencia de muebles: esto es importante, ya que se puede sugerir un mueble que tenga mejor estilo para el acabado del proyecto de un determinado cliente. 

 

¿Puedo estudiar diseño de interiores sin saber dibujar?

Para trabajar como diseñador de interiores no se necesita obligatoriamente saber dibujar, pero si se aprende puede traer muchísimos beneficios. 

Una de las ventajas más notorias de saber dibujar es que se puede comunicar mediante la imagen muchos conceptos y presentarlo a los clientes. Esto ayuda mucho a ahorrar tiempo.

Otra ventaja es que se puede representar con exactitud aquella idea que se quiere llevar a cabo dentro de determinado inmueble. El dibujo es una pieza clave a la hora de mostrar todas las posibilidades de decoración que tiene una habitación.

Y por último, se podrá acceder a oportunidades que solo aparecerán si se cultiva esta habilidad. Aunque se puede trabajar en varias áreas del diseño sin necesidad de saber dibujar, como por ejemplo:

  • Ilustración
  • Fotografía
  • Publicidad
  • Diseño para editoriales
CEI ALUMNOS